domingo, 6 de septiembre de 2009

Historia del Departamento de Piura

casona colonial

Historia

Ayabacas

A los antiguos ayabacas (el nombre alude a “tierra de muerte” o “sepulcro”), se les recuerda por su espíritu beligerante, renuente a aceptar la autoridad de un jefe supremo ni siquiera entre sus propias poblaciones. Para contener el avance de invasores en sus territorios se confederaban temporalmente y lo hicieron con éxito frente a la amenaza de los huancabambas y los bracamoros, pero no pudieron ofrecer suficiente resistencia al poderoso ejército inca.

Fueron sometidos por el Inca Túpac Yupanqui tras una dura batalla, que incluyó, según el historiador piurano Héctor Cevallos (1962), el exterminio de veinte pueblos del valle del Alto Piura. El sitio de Aypate, construido por orden del Inca y cerca de la actual ciudad de Ayabaca, es de factura inca del más puro estilo Cusco Imperial.

Pertenecen en cambio a los propios ayabacas los petroglifos de Samanga, cuyos trazos tienen similitud con la iconografía Chavín cuyo horizonte civilizador también llegó a estas tierras.

Huancabambas
Los huancabambas moraban entre la cadena occidental y el ramal andino de Tabaconas. Ofrecieron una dura resistencia a la presencia inca, siendo duramente castigados y sus monumentos derruidos, de lo que resulta la actual escasez de testimonios de su cultura originaria.

Para los incas, esta localidad adquirió gran importancia política. Fue poblada con numerosos grupos de mitimaes y, según cuenta Pedro Cieza de León (1553), los incas erigieron “una agraciada fortaleza y un templo del sol” y construyeron un camino de ancha traza que conducía a Quito hacia el norte y a Cajamarca hacia el sur.

Cieza añadió que la Huancabamba inca llegó a ser un importante centro de reverencia y tributo: "De la comarca de estas regiones venían a adorar a este templo y a ofrecer sus dones; las mujeres vírgenes y sus ministros que en él estaban eran reverenciados y muy estimados, y los tributos de los señores de todas las provincias se traían aquí".


Primitivos Huancabambas
Bracamoros

Los bracamoros o pacamoros estaban entre las regiones de Huancabamba y Jaén, posiblemente provenientes de la Amazonía. Concuerdan los cronistas acerca de su bravura, que les permitió vencer a dos expediciones de conquista incaicas.

Eran una cultura fluvial, con distintos asentamientos ribereños y una arquitectura característica. Sus testimonios más importantes en zona andina están ubicados en territorio actualmente cajamarquino en cuanto a las obras en piedra pero lo principal está en el departamento de Piura.

Tallanes

El territorio de la región Piura presenta vestigios que sin lugar a dudas, pertenecen a tiempos muy remotos, hasta el extremo de haber inducido a algunos estudiosos a pensar que en esta parte del Perú, podría encontrarse la fase más antigua del hombre de la costa del Pacífico sur.

Los tallanes o yungas fueron los primeros pobladores de Piura. Procedieron de la sierra durante una época no precisada y vivieron en behetrías en lo que ahora los los valles de Chira, Medio y Bajo Piura, y fueron poblaciones con organización en clanes o grandes familias pero no tenían centralización ni jefe único. Establecieron complejo sistema de aldeas a lo largo de los ríos, aprovechando la complementariedad que permite la diversidad de cultivos y de recursos entre las tierras altas y los valles costeros en intercambio este oeste, de fácil comunicación en esta parte de los Andes septentrionales. El comercio sur norte ya era práctica antigua atestada por el tráfico de "Mullu" (Spondylus) y el uso de "hachas moneda" de cobre. En los primeros siglos de nuestra era recibieron cierta influencia de la civilización mochica que por su parte estaban organizados en pequeños señoríos que luchaban entre si, y destaca en el horizonte del antiguo Perú por ser muy refinada su orfebrería y cerámica. Los tallanes eran excelentes agricultores. Muy cerca de la llegada de los europeos los tallanes fueron sometidos por los chimúes, que les permitieron conservar su organización y su lengua. Se presume que cuando los chimúes estuvieron acosados por los incas, los Tallanes lograron una suerte de autonomía. Serían conquistados durante el gobierno de Inca Yupanqui o Túpac Inca Yupanqui, unos cuarenta años antes de la llegada de los españoles.


Los Valles de los Tallanes


Balsas Tallanaes

Vicús

En el valle del Alto Piura, en la provincia de Morropón, se desarrolló hace más de dos mil años la civilización Vicús, de la que se encontraron muchas tumbas mas no restos arquitectónicos, presumiblemente afectados por los sucesivos fenómenos de El Niño que con cierta regularidad se presentan en nuestra región. Su cerámica, de gran plasticidad, llamó mucho la atención de arqueólogos y coleccionistas pues representaban escenas cotidianas, personas, animales, casas, templos, palacios, en expresión muy naturalista. La colección de don Domingo Seminario Urrutia, actualmente de propiedad del Banco Central de Reserva del Perú, cuenta con muchísimos ceramios de esta civilización. Se ha descubierto recientemente los ventigios de un gran canal que permitía irrigar más de treinta mil ha de tierras de cultivo en la cota más alta de la margen izquierda del río Piura. Los Vicús también eran agricultores.




los vicus


Imperio Incaico
El Imperio de los Incas, con el Inca Túpac Yupanqui, inició la conquista de la región sometiendo a los Ayahuacas y a los Huancapampas, que habitaban las regiones que forman hoy las provincias de Ayabaca y Huancabamba luego de quebrar su fuerte resistencia. No dejaron mayor huella cultural en la costa pero sí en la sierra pues el Inca construyó fortalezas como la de Chulucanitas y la de Aypate para vigilar el camino Huancabamba - Ayabaca - Cuenca Quito y ordenó masivos desplazamientos de poblaciones fuera de la región sustituyéndola por los "Mitimaes" o colonizadores.

Invasión española, fundación de la capital y otros pueblos

Durante la conquista, en 1532, don Francisco Pizarro llegó a la región buscando un sitio adecuado para establecerse, encontrándolo en el Valle de Tangarará, a orillas del río Chira. Allí fundó la primera ciudad española en Suramérica que se erigió en el Perú, a la que llamó San Miguel. Después de dos años y agobiada por la malaria, la población migró al valle del Alto Piura refundandola a inmediaciones de la actual hacienda Monte De Los Padres en donde permanecieron alrededor de cuarenta años prosperando pues habìan buenas tierras de cultivo pero al cabo, y luego de soportar enferemedades a la vista presumiblemente provocadas por un Mega Niño, en 1571 se trasladaron al actual puerto de Paita.

En 1587 el puerto de Paita, muy importante desde el virreinato, fue saqueado e incendiado por piratas y en 1588 los sobrevivientes volvieron a fundar la ciudad en el asiento del Chilcal, en la actual ciudad de Piura, junto a la presa de cal y canto de Tacalá en la cabecera del valle del Bajo Piura.

francisco pizarro

El Virreinato en Piura

Durante la colonia el puerto de Paita fue esencial en el comercio con la metrópoli europea. En 1820 la población piurana se sumó a la causa libertaria, y el 4 de enero de 1821 proclamaron su independencia. El héroe piurano Miguel Grau Seminario (el "Caballero de los Mares") ofrendó su vida valerosamente al frente del "Huáscar" en el transcurso del combate naval de Angamos durante la guerra con Chile.

República

En los años de la República, el progreso material de la región ha corrido parejo con el desarrollo de su riqueza agrícola, una de las más desarrolladas del Perú. el puerto de Paita es el segundo en importancia. Sólo en los últimos años Piura, la capital de la región, ha comenzado una etapa de transformación urbana que hace prever que dentro de algunos años, será una de las ciudades más importantes del país.




Las capullanas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada